jueves, 22 de mayo de 2014

¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?

¡Hola!

En uno de los colegios en los que estoy trabajando este curso, organizamos el plan de estimulación del lenguaje de Educación Infanil de tal manera que pudiera entrar una vez al mes para hacer un taller un poco especial. Este mes hemos decidido emplear la sesión a la comprensión oral y para ello he elegido hacerlo a través del fantástico cuento de Raquel Díaz Reguera

¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa? 


Hemos hecho una lectura del cuento a la vez que veíamos las bonitas imágenes del mismo. El cuento no sólo nos ha servido para trabajar microhabilidades de la comprensión oral:
- comprender el significado global e ideas principales, 
- saber interpretar códigos no verbales empleados en la lectura, 
- recordar frases para interpretarlas posteriormente...
sino también para trabajar sobre los estereotipos y los roles de género

Después de leerlo hemos hecho preguntas de comprensión oral; aquí podéis ver algunas de las preguntas que he elaborado. Las he hecho con apoyos visuales para poder facilitar la expresión oral y la participación del alumnado. Ya que nos ha servido no sólo para contestar a esas preguntas, sino también para debatir y hacer preguntas valorativas: 


Y como cierre de la actividad, he sacado de la página de la autora a Carlota (la protagonista del cuento) y las/os niñas/os la han coloreado y dibujado las cosas que ella quería hacer.
 (Pinchando en la imagen, podéis descargarla).

Recomiendo el cuento porque, además del mensaje de equidad que transmite, está muy bien ilustrado, lo que permite usarlo con alumnado prelector (describir las imágenes, contar, desarrollar la escucha activa, la atención a los detalles de las acciones, colores, personajes...) Otra gran ventaja añadida para elegir este cuento para el aula de Audición y Lenguaje es que hay una versión en Lengua de Signos, así que es fácil de adaptar para parte de nuestro alumnado.
Aquí os dejo el enlace al audio cuento signado, por si os interesa: 


¡Hasta pronto!